domingo, 29 de agosto de 2010

A veces darte la cabeza contra la pared ayuda a abrir una ventana. Así como encontrar la paz en el sonido del agua hirviendo y en el aroma de las hierbas del té rojo, en el silencio de las nubes cuando pasan y la música de los árboles de las plazas. Creatividad compartida, porque el arte se lleva en la piel, así como el perfume. De nuestras manos brotan ideas y con las ideas cierra todo lo que antes no cerraba. Mi personalidad de ruleta y mi indecisión me marean. Y sigo mareada como si tuviera sangre en mi vaso y vino en las venas.

1 comentario:

  1. "A veces darte la cabeza contra la pared ayuda a abrir una ventana." Uhhh...buenisimoo D:
    xq con cada golpe q uno se da, encuentra una nueva forma que se forma en la pared y una nueva forma que se forma en tu cabeza (la ventana)


    Saludos!
    El Huevón

    ResponderEliminar