domingo, 8 de agosto de 2010

Rompiendo mis promesas, cayendo inevitablemente en las mismas estrategias, y sin poder trepar la soga. Caigo, caigo, caigo. Caigo de nuevo en eso de lo que me quería escapar. A menor escala, pero esta surgiendo lo mismo. ¿Será que tengo tendencia a la repetición? Será que no puedo evitar mi naturaleza, que mis deseos se contradicen, que no puedo contener mi sinceridad. Callo, callo, callo. Callo porque no tengo por qué hablar. Escuché un "click" en mi cabeza y a mi conciencia diciendo "otra vez te volvió a pasar!". Siguiendo el ritmo de mi propio razonamiento, me ahogo en mis remolinos y necesito paz. Paz, paz, paz.

1 comentario:

  1. muy bueno che, leí pocos hasta ahora pero este me llegó jeje , la verdad que no sabía que escribías

    ResponderEliminar