domingo, 29 de agosto de 2010

A veces darte la cabeza contra la pared ayuda a abrir una ventana. Así como encontrar la paz en el sonido del agua hirviendo y en el aroma de las hierbas del té rojo, en el silencio de las nubes cuando pasan y la música de los árboles de las plazas. Creatividad compartida, porque el arte se lleva en la piel, así como el perfume. De nuestras manos brotan ideas y con las ideas cierra todo lo que antes no cerraba. Mi personalidad de ruleta y mi indecisión me marean. Y sigo mareada como si tuviera sangre en mi vaso y vino en las venas.

viernes, 20 de agosto de 2010

Mi bisabuela rezaba el rosario. Rezaba el rosario muchas veces. Ay! Aún recuerdo su cara, sus manos añejas y sus anécdotas improvisadas. Sus trucos de cartas y sus sopitas de té con leche. Ay! Aún recuerdo el canto de sus canarios y el prendedor en su cárdigan. Ay! Todavía la recuerdo, mujer de casi un siglo, que calló por moda de la época y sufrió torturas incoherentes. También recuerdo una de sus ultimas palabras..mi nombre. Espero que ella aún me recuerde.

miércoles, 18 de agosto de 2010




Intento que mi sonrisa maniática no te saque corriendo de al lado mío, y camino sin saber si agarrarte la mano o dejarla inmovil a un lado. Me río porque es tu obra maestra y lloro porque abro mis recuerdos. Ojos verdes, me pierdo.


domingo, 8 de agosto de 2010

Rompiendo mis promesas, cayendo inevitablemente en las mismas estrategias, y sin poder trepar la soga. Caigo, caigo, caigo. Caigo de nuevo en eso de lo que me quería escapar. A menor escala, pero esta surgiendo lo mismo. ¿Será que tengo tendencia a la repetición? Será que no puedo evitar mi naturaleza, que mis deseos se contradicen, que no puedo contener mi sinceridad. Callo, callo, callo. Callo porque no tengo por qué hablar. Escuché un "click" en mi cabeza y a mi conciencia diciendo "otra vez te volvió a pasar!". Siguiendo el ritmo de mi propio razonamiento, me ahogo en mis remolinos y necesito paz. Paz, paz, paz.