martes, 13 de julio de 2010




Ella era la mujer de pelo azul, que buscaba una mirada. Buscaba una caricia que la sane.
Ella era la mujer de los ojos negros. Con ese brillo que desterraba ilusiones, y generaba suspenso. Que hacían temblar a algunos, e inspirar a otros.
Ella era la mujer de la piel blanca. Ignorada por el que no debería ignorarla. Con el mapa del tesoro en la mano y con ansias de emprender una aventura.
Ella era la mujer de los pies de arena, cansados de caminar por senderos filosos. Cansados de escalar montañas y nubes, buscando la tranquilidad del silencio.
Ella era la mujer de las manos torpes, que creaban sutilezas y obras inesperadas. Esas manos que necesitaban de otras para cruzar la cuerda floja. Esas que querían parar la lluvia.
Ella era la mujer de la máscara de humo, que la cubría de los rayos del Sol. Esa que algunos podían leer facilmente, y que otros compraban como algodón de azucar.
Ella era la mujer de las palabras nuevas, que a pesar de ser efímeras perduraban en la mente de los que las escuchaban. Dejando en cada uno, el sabor de la inocencia y la emoción de los sentimientos perdidos.

1 comentario:

  1. Ella era la mujer que quebraba las miradas, La que asentia con tan solo una mueca.
    Ella era La mujer que atravesaba el limite del vacio en suspenso con tan solo una sonrisa.--

    La que Sufria. La de la venas Rotas con tanto amor por resolver. La de los besos de sal.

    Ella era La mujer que soñaba. Divagaba entre vuelos de papel y crayon.
    La que predecia el momento de sentimentalidad pura con el texto crudo de un insomnio a veces, insoportable.

    La que se hacia Extrañar.
    La Que Abrazaba.

    Ella es La mujer que se animo a Volar. A jugar en todos los espacios habidos y por haber.


    Voyeur. por mil viajes mas.

    Yo te Espero.

    ResponderEliminar