martes, 6 de julio de 2010


De qué sirve esta tranquilidad si se va a terminar pronto, no me calma ver la humedad intentando un tono coral. Conociendo el silencio en cuotas, signo de algo más. Un efecto sin causa, o con raíces olvidadas. Un círculo vicioso que parece no tener fin. Mis manos se petrifican, mi cara se cristaliza, mi corazón sutilmente se esfuerza por seguir mientras que mi mente intenta entender. No voy a caer una vez más, no va a ser tan fácil perdonar años de despojo de lo que me corresponde por derecho. Años de abandono y mentiras de cartón. Estaciones que se sucedían, hojas cayendo, lunas crecientes y menguantes. ¿Dónde estuviste? Porque yo se que no es donde yo creía. ¿Por qué elegiste el camino de la mentira? Y no vengas con la excusa de que no te diste cuenta. No había necesidad alguna de embrollar y construir una relación sobre cimientos falsos que tarde o temprano sabíamos que iban a sucumbir ante mis ideas efervescentes. El pensamiento es caótico y pensaste que te podías aprovechar, pero..¿hacia dónde vas a correr ahora que te estoy acorralando?

1 comentario:

  1. palabras de bronca con un buen touch de elegancia..m gusto cabezona


    Saludos!
    El huevón

    ResponderEliminar