jueves, 22 de abril de 2010

Mis ojos son dos manchas negras. Te cortan. Te atraviesan de lado a lado y parten tu cráneo a la mitad. Ya está hecho, no hay vuelta, no hay nada que yo pueda cambiar. Aunque cierre los párpados va a sangrar. Aunque pida perdón vas a sangrar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario