martes, 19 de octubre de 2010

Cuento

Yo estaba escondida en un rincón, sintiendo la oscuridad y el frío, aferrándome a unos harapos e implorando que no fuera él. Que no fuese su llave la que giraba en la cerradura, que no fuesen sus zapatos los que rechinaban contra el piso de madera. Rezaba cada cuenta del rosario para que no encontrara sus cigarros, que no encontrara su botella, pero claro que los encontraría, como hacía cada noche. Entró y lo vi a contraluz. Ese perfil lo conocía de memoria, hacía miles de días que me despertaba al lado de ese monstruo. Se me acercó y me dijo las mismas cosas de siempre, me agarró del brazo sin sutileza y así me arrojó sobre la cama. Comenzó a recorrer mi piel. Pero yo no lo deseaba, no deseaba sus torpes manos, arenosas y sucias. No deseaba su cara áspera, desalineada, la misma que años atrás me había fascinado. Es mas..la despreciaba con todo mi ser. Ese odio crecía y crecía en mis entrañas, revolviéndose con ese rechazo a su presencia, a su voz, a su cuerpo. El asco borró el deseo, y el amor fue invadido por el miedo. Parecía que se divertía, como aplastando una indefensa hormiga bajo su dedo índice. Ya era su pasatiempo favorito, el morbo y el poder. No le alcanzaron mis lágrimas, también quería mi sangre. Y no le alcanzaron mis súplicas, quería que implore, que me rebaje al nivel mas ínfimo que mi dignidad permitía, si es que me quedaba alguna. Pero después de noches y noches sin dormir lo decidí. No habría próxima, no me volvería a tocar. No sabía qué hacer o a dónde ir, pero no lo permitiría nunca más.

Al día siguiente, la misma rutina de esperar. Pero esta vez esperé detrás de la puerta. Mi estómago bailaba y mi sangre corría veloz, caliente. No me importó limpiar el piso, no me importó juntar la ropa sucia. Esto era todo, era el fin, era mi libertad. Nuevamente escuché el motor del auto detenerse. Ya la adrenalina se me había subido a la cabeza. Ya no quería que llegue..Necesitaba que llegue. Se acercó a la puerta mientras buscaba sus llaves. Esta vez, rogaba que las encuentre. Las giró en la cerradura y tomó el picaporte. Entró en la casa y ahí..Nunca mas.

miércoles, 29 de septiembre de 2010




A penas puedo con mi vida y pretenden que viva vidas ajenas. Que calle verdades y cierre los ojos. Que cierre los párpados. Que cierre mi mente. Que termine las cosas y siga callando.
Pero callan los otros. Y callan los muros y todo lo que no habla. Valgan o no valgan las redundancias, yo cierro mis ojos. Cierro mi cara y mi cuerpo y me hundo. Así como se hunden las piedras, los muros, los otros, las mentes, los párpados, y los que callan.

jueves, 23 de septiembre de 2010

¡Los ladrones andan en zancos!
Y a mi ya no me da miedo gritarlo, estoy feliz.
Tiramos los dados, saltamos casilleros, hicimos trampa, hicimos risas y lágrimas.
¿Y qué me importa quién pueda leer esto? Si ya busqué varias veces por el mismo lugar y cada vez que lo hice me vi sin nada en las manos. Tenía 101 pájaros volando. Tenía solo imagenes y recuerdos y frases dichas y nada nuevo. Pero eso ya pasó, ya pasaste.
¡Los niños corren en la plaza!
Y yo de las miradas, me dan miedo. Pero de esos miedos lindos, no de las angustias.
Nos escapamos por la puerta de atrás, corrimos, dormimos en la cama y en el suelo.
¿Y a mi que me importa si no lo va a leer? Si puedo demostrar con hechos todo lo que me pasa y cada vez que lo hago obtengo su respuesta. No se cuántos pajaros tengo ni me importa. Es mejor así, sentirlo y verlo y oírlo y descubrirlo. Hola.

domingo, 29 de agosto de 2010

A veces darte la cabeza contra la pared ayuda a abrir una ventana. Así como encontrar la paz en el sonido del agua hirviendo y en el aroma de las hierbas del té rojo, en el silencio de las nubes cuando pasan y la música de los árboles de las plazas. Creatividad compartida, porque el arte se lleva en la piel, así como el perfume. De nuestras manos brotan ideas y con las ideas cierra todo lo que antes no cerraba. Mi personalidad de ruleta y mi indecisión me marean. Y sigo mareada como si tuviera sangre en mi vaso y vino en las venas.

viernes, 20 de agosto de 2010

Mi bisabuela rezaba el rosario. Rezaba el rosario muchas veces. Ay! Aún recuerdo su cara, sus manos añejas y sus anécdotas improvisadas. Sus trucos de cartas y sus sopitas de té con leche. Ay! Aún recuerdo el canto de sus canarios y el prendedor en su cárdigan. Ay! Todavía la recuerdo, mujer de casi un siglo, que calló por moda de la época y sufrió torturas incoherentes. También recuerdo una de sus ultimas palabras..mi nombre. Espero que ella aún me recuerde.

miércoles, 18 de agosto de 2010




Intento que mi sonrisa maniática no te saque corriendo de al lado mío, y camino sin saber si agarrarte la mano o dejarla inmovil a un lado. Me río porque es tu obra maestra y lloro porque abro mis recuerdos. Ojos verdes, me pierdo.


domingo, 8 de agosto de 2010

Rompiendo mis promesas, cayendo inevitablemente en las mismas estrategias, y sin poder trepar la soga. Caigo, caigo, caigo. Caigo de nuevo en eso de lo que me quería escapar. A menor escala, pero esta surgiendo lo mismo. ¿Será que tengo tendencia a la repetición? Será que no puedo evitar mi naturaleza, que mis deseos se contradicen, que no puedo contener mi sinceridad. Callo, callo, callo. Callo porque no tengo por qué hablar. Escuché un "click" en mi cabeza y a mi conciencia diciendo "otra vez te volvió a pasar!". Siguiendo el ritmo de mi propio razonamiento, me ahogo en mis remolinos y necesito paz. Paz, paz, paz.

domingo, 25 de julio de 2010

"Si crees en el destino dejame volar" dijo con lágrimas en los ojos. Ya es hora de soltar esas ataduras. Ella sintió el frío invernal, y él la espero. La espero minutos que eran horas, y horas que eran días. Pero al final todo fue en vano, estaban fuera de contexto. Estaban fuera de lugar, pertenecían a otro momento, sin saber si eran del pasado que quedó atrás o del futuro incierto que podía venir o no. Pero nadie les puede contar el final del cuento, por más que el comienzo ya esté escrito. Tal vez sea hora de cerrar el libro y perderse en los encantos de la vida, que puede traer otras sorpresas, otras miradas, otros consuelos. Por ahora, los caminos se separan, pero quién dice que más adelante compartan un café, y charlen de lo que les pasó mientras volaban.

martes, 13 de julio de 2010




Ella era la mujer de pelo azul, que buscaba una mirada. Buscaba una caricia que la sane.
Ella era la mujer de los ojos negros. Con ese brillo que desterraba ilusiones, y generaba suspenso. Que hacían temblar a algunos, e inspirar a otros.
Ella era la mujer de la piel blanca. Ignorada por el que no debería ignorarla. Con el mapa del tesoro en la mano y con ansias de emprender una aventura.
Ella era la mujer de los pies de arena, cansados de caminar por senderos filosos. Cansados de escalar montañas y nubes, buscando la tranquilidad del silencio.
Ella era la mujer de las manos torpes, que creaban sutilezas y obras inesperadas. Esas manos que necesitaban de otras para cruzar la cuerda floja. Esas que querían parar la lluvia.
Ella era la mujer de la máscara de humo, que la cubría de los rayos del Sol. Esa que algunos podían leer facilmente, y que otros compraban como algodón de azucar.
Ella era la mujer de las palabras nuevas, que a pesar de ser efímeras perduraban en la mente de los que las escuchaban. Dejando en cada uno, el sabor de la inocencia y la emoción de los sentimientos perdidos.

martes, 6 de julio de 2010


De qué sirve esta tranquilidad si se va a terminar pronto, no me calma ver la humedad intentando un tono coral. Conociendo el silencio en cuotas, signo de algo más. Un efecto sin causa, o con raíces olvidadas. Un círculo vicioso que parece no tener fin. Mis manos se petrifican, mi cara se cristaliza, mi corazón sutilmente se esfuerza por seguir mientras que mi mente intenta entender. No voy a caer una vez más, no va a ser tan fácil perdonar años de despojo de lo que me corresponde por derecho. Años de abandono y mentiras de cartón. Estaciones que se sucedían, hojas cayendo, lunas crecientes y menguantes. ¿Dónde estuviste? Porque yo se que no es donde yo creía. ¿Por qué elegiste el camino de la mentira? Y no vengas con la excusa de que no te diste cuenta. No había necesidad alguna de embrollar y construir una relación sobre cimientos falsos que tarde o temprano sabíamos que iban a sucumbir ante mis ideas efervescentes. El pensamiento es caótico y pensaste que te podías aprovechar, pero..¿hacia dónde vas a correr ahora que te estoy acorralando?

viernes, 2 de julio de 2010


¿Será el día en que me escuches? Porque estoy cansada de llevarme por delante puertas cerradas, y de vociferar todo vanamente.
Podrá ser que por una vez me escuches además de verme. O que veas y comprendas estas cicatrices. No que me veas cual trofeo, que me veas como lo que soy. No soy piel, soy pensamiento. No soy sonrisa falsa, soy llanto profundo.
Tal vez sea mañana. Tal vez, pero muchas veces pensé que sería esa la vez y no fue.
Tal vez te comportes como deberías, como deberías haberlo hecho entre mis recuerdos añejos. Como desearía cualquier persona. Terminar este dilema de tenerte y no tenerte..


viernes, 25 de junio de 2010

Es físico. Es químico.
Es tan verdadero como saber que soy. Diría mi amigo Descartes, se que soy pero no se qué soy.
Y un poco es así nuestro proceder, buscando algo sin saber qué es. Sin saber qué ser. Pero siendo.

lunes, 31 de mayo de 2010

TODOS ESTAMOS UN POCO LOCOS Y UN POCO EQUIVOCADOS..

..ALGUNOS MAS QUE OTROS

miércoles, 26 de mayo de 2010


Esos autómatas de sombrero, viajan encerrados en sus latas de aluminio con luces y ruidos, llevando la estampa del ajetreo de la ciudad y el ritmo de la locura. Yo en cambio camino entredormida, evitando pensar en donde voy a llegar, pisando baldosa floja, barro y otoño. Pateando colillas, esperando semáforos, deseando ese minuto más de sueño que dejé atrás y pronto a recuperar. Con un mate de por medio y unas risas compañeras, me olvido de mi soledad. De mi pequeñez en esta mancha gris de asfalto y torres, y yo sola ahí, sin ruidos ni sombreros que mostrar .

viernes, 7 de mayo de 2010

Me gustaría esperarte en la 74, me gustaría sentarme en un banco.
Me gustaría esperarte en la 74, estar en una burbuja y hundirme en la locura.
Me gustaría esperarte en la 74 y decirte tantas cosas, esperarte y no decirte nada.

Esperar..

sábado, 1 de mayo de 2010

Un año más pasó y aun recuerdo tu voz. Creo que ese es mi objetivo, no olvidarla. Porque la vida está llena de imágenes pero los sonidos son efímeros. Y ahora, un poco mas madura, un poco mas niña, aprendí que no estas en un lugar gris, estas en mis recuerdos, en el amor que te tengo, y en cada lágrima que se va por extrañarte. Y así te traigo de vuelta, con tu sonrisa y tus melodías.

Y todas esas palabras que me quedaron en el pecho te alcanzan.

jueves, 22 de abril de 2010

Mis ojos son dos manchas negras. Te cortan. Te atraviesan de lado a lado y parten tu cráneo a la mitad. Ya está hecho, no hay vuelta, no hay nada que yo pueda cambiar. Aunque cierre los párpados va a sangrar. Aunque pida perdón vas a sangrar...

viernes, 16 de abril de 2010

Me gustaría tener el Sol a mi favor. Que me diga cómo evitar lo inevitable. Como destrabar puertas y candados cerrados en mi pecho. Mis ojos se destiñen, ahora son grises como el humo que mira con desden y desazón. ¿Qué es peor? ¿Caminar cansado o sentarse a un lado? No me van a entender nunca, soy una maraña de ideas mezcladas con sentimientos confusos y cambiantes. La situación se da vuelta y ya no soy dependiente. No ahora. No en este momento.

Hasta las más aparentemente tranquilas calmas encierran maremotos internos.

domingo, 11 de abril de 2010

¿Qué hago? Sentirme rara es poco. Alguien que me de la clave para retroceder y pensar mejor.

sábado, 27 de marzo de 2010

Las personas reales están repletas de seres imaginarios. Yo intento encontrarte, encontrarlos. Tomar el five o'clock tea y seguir a los patos blancos. Mis palabras dicen mas de lo que parece, pero expresan menos de lo que deberían denotar. Si pudiera definirme enmudecería y te reirías sutilmente de mis gestos.
Estoy contagiandome de tus tranquilidades, escuchando la velocidad de las avenidas que cantan sus secretos y ocultan un par de besos. Y aunque no puedas mirar mis ojos, podes leerme como epígrafe de la noticia de hoy, descubriendo mis pensamientos.

martes, 23 de marzo de 2010

No estoy donde todos piensan. No soy quien creo conocer. No soy una respuesta a tus preguntas. Nubes y guitarras. Naranjas y manzanas. Luces y fantasía. Nada se asemeja a la realidad, no es mas que un conjunto de percepciones. Todos sentimos diferente y dos mas dos es cuatro. Entonces mi manera de ver al mundo es única, nadie la ve desde mis ojos..Desde mi espíritu que pide a gritos silencio y mi mente que no se quiere callar.

miércoles, 10 de marzo de 2010

Parece de manera intencional. Dejándome con un gusto amargo en la boca, a tabaco armado y culpa. Pero hace decenas de noches que el sueño no me llega. Mis ideas revolotean, se ordenan. Me quedo con un puñado de recuerdos y un pie en lo que viene. Aparece el miedo al error. Aparece la sonrisa y la inversa. Chau! Miro la ciudad que late por ultima vez y desaparezco entre edificios y bocinas distantes. No se cual sea mi modo de catarsis porque ya no llevo registro de mi cabeza como solía hacer. Y aunque había algunos que pensaban que siempre fui melodramática, ya esta atrás. Ahora camino sin rumbo ni presiones, sabiendo que desde mi posición yo decido, yo construyo o destruyo. Y puedo destruirme a mi misma, y me pueden destruir. Son gajes del oficio.

miércoles, 3 de febrero de 2010


Mi cansancio emocional golpea mi cuerpo derrotado. Ya me cansé de ser una perinola lanzada al azar. Esto no se soluciona de esa manera. Esto es mío y necesito ver desde el balcón. No puedo solucionar las cosas si sigo sumergida hasta el cuello.
Y las heridas sangran, y cuando no sangran arden, como si dentro de este caos en el que vivo hubiese alguien que disfrutara echando sal, como si fuera un triste caracol.
La mediocridad de mis ideas me desilusiona, faltan fuerzas y ganas de estallar. No puedo abrir mi corazón por miedo a lo que pueda salir de él y de que una vez más, lo tenga que cerrar.

domingo, 10 de enero de 2010

El par de dos me trae mala suerte. Y a su vez dos son un par. Par de ases raramente me toca, pero son una postal de emoción. Me marea hacer malabares, pero intento despejarme y seguir. Estos son momentos en que tendría que poner la mente en blanco y decidirme.

All in

martes, 5 de enero de 2010

Obsesionada con pequeñas e insignificantes partículas. Tan tranquila que hasta podría llegar a pensar que estoy feliz.
Y el cambio se me viene encima, la vuelta al mundo, el momento en que la primer gota de lluvia cae al piso. Tan solo un mes. La ansiedad todavía no me ataco, las ganas un par de veces.

Estoy intentando aprovechar estos últimos días antes de emprender lo que planeé, estoy desapareciendo, no por falta de inspiración..Por falta de tiempo.