sábado, 14 de noviembre de 2009



Un capuccino helado anticipa una bebida de malta. Frío, una canción que me incita a destruir. Mentiras, sonrisas de papel y ceños fruncidos. Llaves, humo que lo está matando. Él se está matando y yo no lo voy a salvar del abismo que nos separa. Erosión, me voy sintiendo más ajena, más distante de lo que debería estar. Pero no es mi decisión.
Solo mantengo lo que es mío. O la idea de lo que es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario