jueves, 24 de septiembre de 2009


Sigo lastimando mi garganta. Sigo quebrando mis dedos contra la pared. Escuchando música fuerte que me hace mover. Arrancando para otro lado, estacionando en cien maniobras. Círculos de la merienda nocturna y ese dulce sabor que se obtiene de la savia del árbol. Perdido por perdido, mas bien me pierdo por loca. Y serán mis múltiples lados tan complicados y coloridos como un cubo rubik que te invita a resolverlo. Un ensayo acerca del mar y su sal. Las raíces de todo el humo que como seda envuelve las paredes, húmedas por los nervios que generan nuestras miradas. Tan cerca que puedo morderte y lastimarte aunque esas no sean mis intenciones. Casualmente creo en causalidades, causa y efecto, estímulo...respuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario