martes, 21 de julio de 2009

Buscarme lleva tiempo, mis transiciones son lentas. Me cuesta encontrar eso que me tendría que hacer sentir segura. Encontrarlo en mí y en vos. Se me hace difícil volver a crear de nuevo. Me gusta que me entiendas y me gustaría pisar firme. Me gustaría poder sentirme completa. Y creo que voy en camino. Pero me es difícil abrir de nuevo mi corazón, no quiero volver a tropezar y más sabiendo que cuanto más se sube, más duele la caída. Sería ingrato de mi parte decirte que no me das lo que necesito, aunque a veces lo siento en parte. Sería mentira decir que no me llena tu presencia. También mentiría al decir que me es indiferente cada partida. Estas palabras suenan con rencor, pero todo lo contrario, realmente llevan mi deseo de encontrar en vos la ultima pieza del rompecabezas. Lloro porque no quiero que me sueltes antes de hacerlo. Quiero descubrirte y habitarte. A veces estoy llena de tristeza, y es para tomarme con pinzas. A veces la tristeza surge de mis miedos, que son muchos aunque trates de apaciguarlos, o hasta negarlos. No es imposible en mí temer. Es más, diría que es normal. Diría que eso que esta adentro mío y me hace querer llorar un mar, siempre busca un motivo para filtrar alguna lágrima. Pero no puedo, no puedo desatascar la piedra que llevo, y me hace mal. Me hace generar sombras que tapan tu luz. Me duele. Te pido perdón y algo más, pero no por acá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario