lunes, 27 de julio de 2009



Dijiste que era un día de película mientras tus ojos se tornaban verdes, más verdes que nunca. La luz era tan tenue que acariciaba tu cara y en ella encontré un aliado. Intuí muchas cosas en una sola. No por tu tono de voz, sino por tu mirada. Por un momento olía a despedida, olía a detener el tiempo, ese momento entre estar despierto y dormirse. Con el soplido del fuego como música de fondo y humo de cigarro de telón. No pertenecías a ese lugar, y yo tampoco, eramos simples intrusos en esa escenografía de día triste. Tu presencia también lo era, hasta que pude comprender tu necesidad.
Y si necesitabas volar yo te iba a acompañar, cerrar los ojos y despertarte allá arriba, donde cambiamos por completo y alcanzamos esa palabra que usamos a veces. Y me lleva a pensar la manera en que se le da valor a las cosas. ¿Por qué el oro vale más que la tierra?

Por que el oro no se encuentra en cualquier esquina.

martes, 21 de julio de 2009

Buscarme lleva tiempo, mis transiciones son lentas. Me cuesta encontrar eso que me tendría que hacer sentir segura. Encontrarlo en mí y en vos. Se me hace difícil volver a crear de nuevo. Me gusta que me entiendas y me gustaría pisar firme. Me gustaría poder sentirme completa. Y creo que voy en camino. Pero me es difícil abrir de nuevo mi corazón, no quiero volver a tropezar y más sabiendo que cuanto más se sube, más duele la caída. Sería ingrato de mi parte decirte que no me das lo que necesito, aunque a veces lo siento en parte. Sería mentira decir que no me llena tu presencia. También mentiría al decir que me es indiferente cada partida. Estas palabras suenan con rencor, pero todo lo contrario, realmente llevan mi deseo de encontrar en vos la ultima pieza del rompecabezas. Lloro porque no quiero que me sueltes antes de hacerlo. Quiero descubrirte y habitarte. A veces estoy llena de tristeza, y es para tomarme con pinzas. A veces la tristeza surge de mis miedos, que son muchos aunque trates de apaciguarlos, o hasta negarlos. No es imposible en mí temer. Es más, diría que es normal. Diría que eso que esta adentro mío y me hace querer llorar un mar, siempre busca un motivo para filtrar alguna lágrima. Pero no puedo, no puedo desatascar la piedra que llevo, y me hace mal. Me hace generar sombras que tapan tu luz. Me duele. Te pido perdón y algo más, pero no por acá.

martes, 14 de julio de 2009

Carta al tiempo



Darle tiempo al tiempo y tiempo al amor.
Darle agua a las semillas y dueño a mis besos.
No intentemos cosechar antes de sembrar, y la magia está en la esencia, no en lo que se dice.
No hay quien nos corra, entonces, ¿por qué apurar las cosas?
Te espero mil millones de segundos, te espero cien tardes de verano, pero no trates de complacerme con palabras.
No es eso lo que busco.
Cosas que duran un momento en hechos, y más en pensamiento.
Busco eso que vos podes darme, y lo que yo puedo devolverte.




viernes, 10 de julio de 2009

Postales

~

Qué ingenua la niña en crear sus propios males. Qué ingenua al pensar que hay candombe donde lo hay, y seguir hasta convencerse de que en el fondo, aunque todos lo nieguen, hay algo que no está bien. De ingenuidades y equivocaciones se hacen los caminos, y el suyo se forjaba cada día mas fuerte (o paradójicamente más débil). Pero llegó un punto en que el exceso de miedos comenzó a socavar sus fortalezas, y el camino poco a poco se fue deteriorando. Tan ciega podía ser, de no darse cuenta que ella misma se llevaba al fracaso? Y esa caída empinada la llevaba a tener más miedos, formando un circulo de complicaciones. Solo cuando tocó fondo y miró hacia atrás, pudo ver que ella y sólo ella era dueña de sus decisiones, y que aunque no fuera facil, necesitaba dominarlas para poder seguir hacia adelante.


~

lunes, 6 de julio de 2009

De soles y lunas.


Frente al espejo un yo incompleto, que se guía por el aparecer del sol aunque nunca llega a verlo. De día sonrisa, de noche lágrima, luego del despertar de mis pensamientos.
Todos tenemos un lado oscuro, una pedazo de noche que no cubren nuestras manos.
Y está en nosotros mostrar nuestro resplandor, aunque no todos pueden verlo.
A pesar de las sombras de las cosas que no puedo perdonar y que no entiendo, ya no desatan mis angustias.
Ahora soy feliz, y mi mundo gira alrededor de otros soles, a veces distantes.
Y aunque a veces hay eclipse, nunca dejan de brillar para hacerme sonreír.

viernes, 3 de julio de 2009



En una sonrisa se simplifica las complejidades de la felicidad-

Gracias-