miércoles, 13 de mayo de 2009

La lluvia canta, triste, y yo resisto una fría noche más. Es la sed de ver que sigue lo que me empuja cada día, pero a su vez pienso que debería aprovechar cada instante (Carpe Diem)
Busco en mí razones para explicarme. Razones que van mas allá de toda mi racionalidad y que dudo que existan.
Debería conformarme con saber que soy un simple ser humano como el resto, deseando ser especial, diferente, y allí es donde chocan mis pasiones internas.
Hablar de mí, de mi historia, es un nudo en la garganta. Son barreras que limitan mi felicidad, más aún cuando ese pasado resurge y florece en el presente. Tengo que acostumbrarme a la idea de que hay cosas que simplemente no puedo cambiar. Tendría que..

No hay comentarios:

Publicar un comentario