martes, 28 de abril de 2009

Renuevo mis energías, no me cuesta, pero es algo que me gustaría no tener que hacer cada día que me levanto pensante. Me cuesta aguantar la ansiedad, no suelo tener este tipo de paciencia.
Así mi personalidad requiere la satisfacción inmediata, ya! No solo se lo que quiero, sino que lo quiero lo antes posible. Y aunque a veces me pongo en esta posición de nena caprichosa, lo hago sin reclamarle a nadie, simplemente para mis adentros, donde se revela mi deseo secreto. ¿Cuándo vas a tocar a la puerta? ¿Cuándo vas a venir a callar mis miedos? Esos que surgen después de mil vueltas de tuerca, después de que mi mente se retuerza en pensamientos erróneos por no saber en qué mas pensar. Inquieta voy cambiando, y cada vez el hilo de mi seguridad se hace más delgado. Reforzame, por favor te pido. No me dejes caer ante el monstruo que yo misma creé.


~ te dua shume ♥

1 comentario:

  1. Envidia. Del saber que querer. --Lo peor es no saber que querer..y quererlo ya.--Un sentimiento dificil de tratar en tiempos de extrema necesidad. Hablamos de Amores utopicos. Hablo del puro amor perdido. hablo de la superficialidad de mi rutina. de la Paranoia de desear con tantas, (tantas) ganas eso que ni la puta idea sabe que.
    Levantarse pensante. Alguien me pregunto una vez. Que te surge por hacer..ya.=? Mi inocencia me llevo a decirle con ironía..PENSAR. una tibia sonrisa llevo al beso. Se creo la coraza perfecta. Limite entre el amor de turno y por una vez en la vida..saber querer..o por lo menos..que querer..Logica?...Lo dudo.
    Voshu. La inquietud de tus cambiantes perspectivas es la que me mantiene activo. o por lo menos mi cabeza..
    Refuerzo. Toco tu puerta. Pero no dejes de cambiar. Atrae.

    ResponderEliminar